En Nessmeeting clasificamos todos los días al menos 150-200 licitaciones públicas. Uno de los principales canales para acceder a ellas es la Plataforma de Contratación del Sector Público.

Cada una de las licitaciones que en la plataforma del Estado se publican vienen clasificadas por el código de actividad CPV. Un tipo de clasificación muy completa e interesante que, bien utilizada, indica con su simple lectura qué tipo de empresa podría estar interesado en ella.

Un problema muy recurrente y muy grave es que un porcentaje muy elevado (una tercera parte del total) de las licitaciones que llevan insertado uno o varios CPV están MAL clasificadas. Si la licitación es para la instalación de un sistema eléctrico en un edificio, puede venir clasificada en construcción general de inmuebles o si lo que se busca es adquirir un sistema de almacenamiento en la nube, puede venir clasificado en compra de equipos informáticos.

Esto ¿a qué afecta? Pues que si como empresa te das de alta en las alertas de licitaciones según los CPV de la actividad de tu empresa, puede que muchas licitaciones no te lleguen. Es decir, que no te enteres de ellas.

¿Cuál es el problema de esta mala clasificación? El desconocimiento de los funcionarios que han de clasificar dichas licitaciones del contenido de la clasificación de CPV.

No es que los funcionarios sean tontos o vagos. Probablemente son auxiliares asignados al departamento de compras sin formación alguna en compras y a los que nadie les ha explicado nunca qué es el código CPV y para qué vale.

¿Qué va a suceder o cómo se puede solucionar? Pues de forma traumática. La máquina sustituirá a la persona. Los bancos ya lo están haciendo.

Ya están funcionando (en Nessmeeting estamos trabajando en ellos) los sistemas que clasifican automáticamente los expedientes en base a las palabras que lo contienen. La máquina aprende semántica y la aplica a la clasificación de lo que lee.

Esto, ¿es a futuro? No. Estos sistemas ya están funcionando en nuestro día a día. Google, Facebook o Twitter los utilizan.