Las empresas de hoy tienen que tener muy en cuenta a sus clientes y la forma en la que se relacionan con ellos. Esto se puede llevar a cabo de muchas formas posibles, pero siempre atendiendo a dos tipos de estrategias, pull o push.

Estrategias Pull enfocadas en la comunicación con el cliente, es decir a informar al cliente de sus productos y sus ventajas con respecto al resto, pero sin presionar al cliente a que realice la compra. Esta estrategia es muy utilizada por las empresas, sobre todo por aquellas conocidas que no necesitan presentarse a los clientes.  Serán los clientes los que busquen sus productos en base a la información que la propia empresa proporciona sobre ellos.

Estrategias Push con ella la empresa presiona al cliente para que efectúe la compra del producto, será la propia empresa la que buscará clientes potenciales para informar de sus productos y las ventajas de su empresa con respecto al resto. La empresa con esto lo que consigue es “empujar las ventas” de la compañía, ya que atraerá a un mayor número de clientes, incluso los que no eran potenciales, pues se dará a conocer a muchos de ellos. Es una clara estrategia para empresas que acaban de empezar, pero les será muy útil a las ya consolidadas para seguir aumentando su cuota de mercado.

Querer saber cuál es mejor es como si preguntas a un niño si quiere más a papá o a mamá. Lo mejor para una empresa es la combinación de ambas estrategias, puesto que una combinación de ambas le permitirá llegar a un mayor número de clientes y así aumentar todo lo posible su cuota de mercado.

El objetivo de todas las empresas es el de maximizar su beneficio y hoy en día eso no se consigue sino tienes en cuenta al mayor público objetivo posible.

Tener web y presencia activa en redes sociales es condición necesaria, pero ya no suficiente. Se debe estar en los foros y plataformas donde las “bolsas” de clientes demandan y compran productos y servicios para sus empresas. Ya no es sólo cuestión de promoción propia y vigilancia del entorno. Es además saber estar donde hay posibilidades de negocio.

Nessmeeting es un ejemplo de dónde tienen que estar las empresas si quieren acceder a nuevos clientes o fidelizar a los que ya tienes. Promoción y vigilancia, pero también estar dentro de la clase para levantar la mano.