Estas navidades, mi padre (jubilado de una acería) me regaló una Tablet. De leer blogs y revistas por internet, decidió que la mejor en cuanto a calidad-precio era una determinada (no voy a hacer publicidad). Buscó por internet y encontró una tienda en Cartagena (él vive en Gijón) donde le daban buen precio, buen servicio post-venta y con los que habló por teléfono y resolvieron algunas dudas. Hizo la compra, la pagó con una tarjeta que tiene para pagos por internet y… a mi lado la tengo.

Comprar por internet ya está en nuestras casas como una de las formas que más crece para comprar de todo tipo de bienes y servicios personales. Compramos desde tablets a naranjas pasando por vuelos, alojamientos, ropa, complementos, televisiones, cámaras de fotos, teléfonos, libros, instrumentos musicales o lo que se te pueda ocurrir.

Si como individuos confiamos en internet y en webs como eBay, Amazon o Alibabá para buscar, comparar y comprar de todo, ¿por qué como empresarios y directivos seguimos gestionando nuestras compras de forma tan tradicional?

Es habitual que cuando le preguntas a un directivo o empresario de PYME sobre cómo hace sus compras nos responda alguna (o todas) de las siguientes expresiones:

  • Yo compro poco
  • Es que “mis proveedores” ya los tengo yo muy seleccionados desde hace años
  • ¿Y si me llega un proveedor nuevo y me deja colgado? Prefiero los que conozco
  • ¿Cómo voy a encargar un servicio por internet?, ¿igual no me entienden?
  • ¿Cómo voy a contratar una obra por internet? Tendrán que venir a ver lo que hay que hacer, ¿no?

Voy a poner ejemplo. Supongamos que tenemos una empresa de servicios TIC con diez trabajadores que tiene oficina propia o alquilada. Escojo este tipo de empresa porque, a priori es de las empresas que “compran poco”. Pero entre ese poco está:

  • Folios
  • Bolígrafos
  • Folletos publicitarios
  • Carpetas serigrafiadas
  • Ordenadores, tablets, teléfonos, impresoras,…
  • Consumibles de impresión
  • Pilas, baterías, fundas,…
  • Mobiliario para la oficina
  • Limpieza de las oficinas
  • Mantenimiento de extintores
  • Servicios jurídicos para cuestiones como LOPD y LSSI
  • Asesoría laboral, fiscal y contable

Como vemos, esa empresa, “compra poco” a lo largo del año. Y, además, este tipo de empresas no suelen prestar atención a quién compran. O van a una tienda que conocen, o van a una gran superficie o buscan en Google “mantenimiento de extintores” (por ejemplo) buscan entre los resultados, llaman a dos o tres y se quedan con uno al que vuelven a llamar cada año.

¿No es paradójico que en nuestra casa nos sentemos frente a nuestros ordenadores a buscar, comparar y comprar donde adquirir los libros de texto de nuestros hijos y en nuestra empresa no lo hagamos para comprar las cosas que necesitamos para trabajar y ganar dinero?

Disponer de un portal de proveedores y gestionar compras por internet te permite, a día de hoy, ventajas comparativas y competitivas frente a quienes no lo disponen:

  • Ahorro de tiempos en la búsqueda y selección de proveedores
  • Acceso a más opciones a la hora de comprar
  • Recibir propuestas innovadoras que podrías no conocer
  • Comparar precios y calidades de forma automática.

Y lo mejor (para aquellos que sólo preguntan “y eso cuánto cuesta”), es que es gratis.

Nuevas formas de aprovechar la marea.

Roberto Gómez es Director General en Nessmeeting